25 Sep

Nuevas oportunidades para el curso que empieza

Septiembre es para los más pequeños lo que enero es a los adultos: nuevas oportunidades, buenos propósitos y un año por delante cargado de aciertos y errores.

Técnicas de estudio y estrategias de aprendizaje son necesarias para un buen rendimiento escolar pero que no siempre nos dan el resultado que queremos. Demos empezar con adquirir  hábitos saludables, como una adecuada alimentación, hidratación e higiene del sueño, es fundamental para el buen funcionamiento académico.

Una alimentación equilibrada: la glucosa constituye el principal elemento energético para las neuronas. Diferentes estudios han demostrado que aquellos niños que van al colegio sin probar bocado o toman un desayuno escaso ven reducida su capacidad de aprendizaje, de atención y de memoria y obtienen un peor rendimiento académico.

Beber frecuentemente durante el tiempo de clase o aprendizaje mantiene el cerebro alerta. Por otra parte, si el niño hace ejercicio, es importante que beba antes, durante y después de practicar el deporte.Las bebidas deportivas no son necesariamente aconsejables ni las energizantes.

El sueño también es esencial para el rendimiento académico. Los problemas al dormir se han relacionado directamente con las alteraciones de conducta, de rendimiento escolar y una pobre regulación emocional. De este modo, el niño debe acostumbrase a tener una rutina de sueño, es decir, acostarse y levantarse todos los días a la misma hora y dormir entre ocho y nueve horas.

La educación no recae únicamente en las escuelas sino que los padres son los máximos responsables. La actitud que ellos tomen es clave en el éxito de sus hijos. Es fundamental que eduquen para la responsabilidad, el hábito del esfuerzo y la constancia y, después, que motiven y estimulen para el aprendizaje.

Las clases extraescolares son un recurso acertado siempre que no supongan una sobrecarga para el niño y dejen tiempo para jugar. El principal error es hacer la elección en función de las necesidades horarias de los padres o por la mera pretensión de que los hijos sepan de todo. Es indispensable que estas actividades se adapten a su condición física y a su edad.

20 Mar

DESARROLLO PISCOMOTOR

A partir de los dos años, el niño inicia un aprendizaje y un conocimiento de su cuerpo de forma global para ir controlándole poco a poco de una forma más segmentaria. Las conquistas tónico-motoras y perceptivas le van a ir permitiendo actuar de una manera más consciente. Es a través de la acción, cuando el niño va a ser capaz de llevar a cabo una presión más precisa, que asociará a gestos y a una coordinación de movimientos más concretos. Va a ir utilizando su cuerpo de manera específica y diferenciada gracias al movimiento de las partes de su cuerpo, así como al desplazamiento de éste en el espacio ( movimientos cinestésicos)De los 4 a los 6 años, el niño va a pasar de la actuación del cuerpo a la representación (de su estado global a uno de diferenciación y análisis). Va a darse cuenta de que además de imitar, puede crear y construir; esto es resultado de la interiorización de las acciones imitadas, lo cual le va a permitir imaginar, evocar pensamientos, anticipar… El niño pasa de un conocimiento del mundo de forma práctica, al pensamiento y organización de un mundo representativo. 

Respecto al esquema corporal va a ser capaz de relacionar las sensaciones corporales y los desplazamientos del cuerpo en el espacio (sensaciones propioceptivas) con las sensaciones extereoceptivas (experimentación de sensaciones a través de los sentidos), lo cual le lleva a ir descubriendo progresivamente su cuerpo, a ir elaborando la representación mental de éste que culminará cuando el niño maneje la abstracción (adolescencia).

Se da una mejora de la habilidad en cuanto al control postural y a la lateralidad, a través de la conciencia de eje coporal y simetría.

El desarrollo de la coordinación óculo manual, así como la correcta prensión, la inhibición de movimientos y el desarrollo de la memoria auditiva y visual, entre otros aspectos, le van a permitir adquirir destrezas grafomotoras, las cuales, por supuesto, también se verán influenciadas por el desarrollo social y afectivo del niño.

Es importante destacar el desarrollo de la interiorización de las relaciones espacio-temporales, que aparece cuando es capaz de utilizar nociones básicas como arriba-abajo, dentro-fuera… en la acción.

19 Mar

DESARROLLO DE LA REPRESENTACIÓN INTERNA

El niño adquiere la capacidad para manejar el mundo de manera simbólica o mediante representaciones. Cada objeto va a ser representado, pasa a ser una imagen mental que le permite evocarlo en su ausencia. 

Se va desarrollando la capacidad de representación interna a partir de la función simbólica que permite representar al niño lugares y eventos de su mundo interior, de su propio mundo. Esta función simbólica se manifiesta a través de la imitación diferida, el lenguaje, el juego simbólico y el dibujo.

IMITACIÓN DIFERIDA

La imitación aparece en el periodo sensoriomotor donde el niño imita un modelo que percibe delante de él. Es el inicio de la representación en actos, pero aún no está presente en pensamientos (imitación directa).

La imitación diferida, sin embargo, corresponde a una imitación ejecutada en ausencia del modelo a imitar, es decir, trasladada en el tiempo, e incluso en el espacio. El poder reproducir acciones, le permite la interiorización de imágenes.

Para Piaget la imitación juega un rol muy importante en la adquisición del sistema representativo, ya que las demás conductas simbólicas reposan sobre ella.

LENGUAJE

En el estado sensoriomotor las palabras estaban relacionadas con las acciones y los deseos del niño. A partir de los 3 años continúa uniendo la acción a la palabra pero es capaz de contar lo que hace sin necesidad de actuar a la vez. El lenguaje permite introducir al pensamiento relaciones espacio-temporales más amplias. Van adoptando reglas gramaticales básicas e incluyendo en su diálogo términos que no llegan a dominar y reconocen palabras significativas de su entorno que favorece a su habilidad lectora.

Inicialmente este lenguaje es egocéntrico: habla de sí mismo y no trata de ponerse en el lugar del otro.

Lo explican todo dejándose guiar por la imaginación: dan vida a objetos inanimados, describen objetos y situaciones.

JUEGO SIMBÓLICO

Durante estas edades, el niño va a desarrollar el juego simbólico que se va a ir volviendo más complejo, a medida que el sujeto va tomando conciencia de la realidad. Utilizando símbolos inventados para distorsionar la realidad y adaptarla a sus deseos e imaginación.

Sobre los 4 años, introducen en sus juegos simbólicos las reglas de forma rudimentaria, que modifica y manipulan a su antojo durante el juego. Al igual que los juegos de construcción, permiten que la actividad se vuelva más social, lo que le va a permitir ir desarrollando su propia identidad.

DIBUJO

Con el dibujo, el niño desarrolla aspectos importantísimos para su evolución. Es un instrumento con el que se desarrolla la capacidad de representación interna y lo convierte en un requisito esencial para el desarrollo de la lectura, escritura, inteligencia emocional, creatividad… El niño se comunica a través del dibujo y siente el placer del movimiento, ya que no deja de ser una actividad motora espontánea, compleja y cada vez más coordinada.

18 Mar

DESARROLLO SOCIAL A TRAVÉS DE LA NECESIDAD DE IDENTIFICACIÓN

A partir de los 3 años, el niño/a empieza a adquirir conciencia de sí mismo de forma independiente. 

Necesita ser autónomo y autoafirmarse, de ahí que tenga comportamientos negativistas y oposicionistas (que recuerdan a la adolescencia).Muestra el sentido de la propiedad como una forma de separarse del otro “mío y tuyo”. Forma de distanciarse de la otra persona.

Ejemplo: Decir NO a cualquier propuesta.

Atraviesan una etapa egocéntrica, toma su propio punto de vista como único. Utilizan la imitación como forma de conocimiento del comportamiento del otro, de identificare, diferenciarse, relacionarse y comprender al otro, accediendo así a un diálogo socializado.

La relación con los adultos se basa principalmente en la obediencia y la estima, considerándoles modelos a seguir y aprendiendo de ellos actitudes de conducta y normas sociales cada vez más complejas.

El conocimiento del otro y de la relación con éste, se basan en lo externo y no en lo abstracto. La vivencia positiva de esta fase de socialización es una gran relevancia para el desarrollo de la identidad.

Según Freud, el desarrollo social pasa por tres relaciones: Simbólica, diádica y triódica.

12 Feb

¿Quién fue el percursor de la Psicomotricidad?

La historia de la psicomotricidad, como tal disciplina es muy corta, apenas data de su inauguración por Henri Wallon (1879-1962) en Francia. Pero la importancia del cuerpo como facilitados de la salud es muy anterior, y data el inicio de la civilización occidental.

Henri Wallon

Henri Wallon remarcó la psicomotricidad como la conexión entre lo psíquico y
lo motriz. Planteó la importancia del movimiento para el desarrollo del psiquismo
infantil y por tanto para la construcción de su esquema e imagen corporal.

Según Wallon el psiquismo y la motricidad representan la expresión de las relaciones del
sujeto con el entorno y llegó a decir: “Nada hay en el niño más que su cuerpo como
expresión de su psiquismo”.

Para Wallon en la «unidad funcional» de la persona, lo psíquico y lo motriz,
representan la expresión de las relaciones entre el ser y su medio. Entre ellos se
establecen unas relaciones de comunicación cuyo origen no es otro que el lenguaje no
verbal, único medio de relación disponible antes de que surja el lenguaje oral en el que
las palabras, aparentemente, sustituyen al gesto.

En su formulación, el movimiento es el recurso homeostático que posee el individuo para resolver su relación con el medio. En esta estructura es el «tono» quien desempeña el papel más importante. El lenguaje no verbal se origina y se sustenta mediante lo que Wallon denominó «dialogo tónico».

03 Feb

Objetivos de la PSICOMOTRICIDAD

Hoy reflexionamos sobre los objetivos que tiene la psicomotricidad. Desde un punto de vista general, podemos considerar como principales metas: 

– Comprender a la persona como globalidad. No como un cúmulo de facultades, sino como un todo.

– Entender el movimiento corporal como la interacción mente-cuerpo en las adaptaciones imitativas, simbólicas y representativas de la persona.

– Desarrollar la expresividad para favorecer la relación que el sujeto establece con los otros y con su entorno.

– Proporcionar vivencias para el desarrollo de la conciencia corporal inmediata y su potencial creador de nuevas percepciones.

-Favorecer las implicaciones cognitivos-afectivas ( qué pensamos, qué sentimos) con la percepción de nuestro cuerpo en movimiento

28 Oct

ALGUNAS NOCIONES DE PSICOMOTRICIDAD

La psicomotricidad ha sido trabajada desde diferentes enfoques desde sus inicios a la actualidad. Al principio empezó siguiendo la corriente conductista, se apoyaba en la reproducción mecánica de determinados movimientos o gestos para que los segmentos del cuerpo, o bien ejerciten su movilidad o bien recuperen su funcionalidad.

Esta corriente ha causado la confusión entre la gimnasia mecánica y la psicomotricidad.

Luego se investigó las manifestaciones afectivas del inconsciente a partir del movimiento libre. esta línea era la psico-dinámica, había provocado en los centros educativos y terapéuticos un “dejar hacer” basado en interpretaciones libres, sin una formación psicoanalista adecuada, ni un encuadre apropiado para realizar este tipo de trabajo tan específico.

En la actualidad, tras varios años de investigación en un enfoque afectivo-cognitivo, al que se acerca a partir del modo en que cuerpo y psique interactúan. Ambos elaboran la información que recibimos a partir de las percepciones sensoriomotrices de nuestro organismo, en la relación espontánea, imitativa, simbólica y cognitiva que el ser humano entabla a través de su acción con el entorno. esta interacción  da lugar a movimientos afectivos ligados a esquemas mentales y de conocimiento que quedan inscritos en la memoria corporal. para llegar a desarrollar este trabajo se precisa una ardua formación en la práctica corporal personal, sí como en el marco teórico que la sustenta, también se precisa pericia en la intervención directa con personas, y en el apoyo de la formación teórica.